Anuncios

Tus promesas

 

Todo desapareció tan deprisa…

El mundo se me cayó encima

Dejé de ver tu sonrisa

Y oír tu susurro que me daba la vida.

Cada una de esas palabras

Cada una de esas promesas

Quedaron en algún sitio olvidadas

Y nunca más oí hablar de ellas.

Era tan feliz en aquel tiempo

Nunca pensé que aquello fallara

Y un día sin esperarlo, el viento

Me dijo que ya no te busacara.

No entendía nada de lo que pasaba

Ni un adiós, o un volveré

Nada había que me consolara

Pues tus promesas las busqué.

Mis ilusiones y tus promesas

Quedaron pronto en el olvido

Y todas ellas quedaron presas

En este corazón compungido.

 

Si me dejas…

 

Si me dejas… hablaré con la luna

Le pediré que te cuide en mi ausencia

Para que no cometas locura alguna

Haciéndote llegar mi esencia.

 

Si me dejas… hablaré con la lluvia

Para que borre cada lágrima derramada

Para que limpie con ternura esa agonía

Y te anuncie así mi llegada.

 

Si me dejas… hablaré con el destino

Le susurraré que lo nuestro es sincero

Que nos ponga en el mismo camino

Para hacer este amor eterno.

 

Si me dejas… te hablaré al oído

Te dedicaré de mí cada pedacito

Para no caer nunca en el olvido

Para amarte por siempre despacito

 

Todavía

 

Todavía sigue vivo tu recuerdo

Y latiendo este pobre corazón

Aunque ignoro si sigue cuerdo

O ha perdido la razón.

 

Todavía suena el teléfono

Ya no hay nada que decir

Un suspiro, un pequeño soplo

Y algún que otro latir.

 

Todavía siguen abiertas las heridas

Llenas de sentimientos confusos

Llamadas que se quedan perdidas

Pensamientos locos y absurdos.

 

Todavía sigo leyendo tus cartas

Intentando entender tu decisión

Sin poder evitar que estas lágrimas

Me hagan caer en la tentación.

 

Todavía sigo soñando contigo

Y le pido que me enseñe a olvidar

Pues para mi es un castigo

Si no te puedo amar.

 

Convénceme

 

Convénceme que lo nuestro valió la pena

Que no jugaste con mi corazón

Que no caí como fácil presa

Que aún hoy, soy tu ilusión.

 

Convénceme para seguir viviendo

Díme que todo pasó por una razón

Que en ningún momento estabas fingiendo

A este pobre corazón.

 

Convénceme para no olvidarte

Para seguir queriéndote sin condición

Para que al volver a pensarte

No sienta esta desolación.

 

Convénceme para seguir contestando

A tus mensajes y a tu voz

Para saber que no estás pensando

Que todo esto fue un error.

 

Convénceme que fui la única

Que consiguió tu corazón

Que cada beso fue una súplica

Para que no se marchitara nuestro amor.

 

Convénceme por una vez en la vida

Que no fue un juego, sino amor

Que fui siempre tu dicha

Y que aún sigo siendo yo.

 

Y por eso hoy… llora la luna

Hoy la miro ya cansada

Arrodillándome ante su hermosura

Le digo que ya no queda nada

Y por eso hoy… llora la luna.

 

Rompo en pedazos cada verso

Porque ya no tengo duda

Me olvidaste con otro beso

Y por eso hoy… llora la luna.

 

Otra vez me quedo hundida

Abrazada a la amargura

En tus manos dejo mi vida

Y por eso hoy… llora la luna.

 

Me rindo ante la vida

Injusta e inoportuna

Pusiste fin a mi dicha

Y por eso hoy… llora la luna.

Y muero… despacito

Y así van pasando los días

Cuando el corazón se queda vacío

Se van aletargando las risas

Y el cuerpo se queda frío.

 

Ya las lágrimas congelé

Los suspiros dejé ahogados

Tu nombre sin querer musité

Y recordé tiempos pasados.

 

Sumisa me quedé con un recuerdo

Borrando el resto de mi memoria

Y entre este pensamiento me pierdo

Y me dirijo hacia la gloria.

 

Y así como si no pasara nada

Sin percibir nadie mi delirio

Hago descansar mi alma

Y muero… despacito.

 

Otra vez

La vida es una montaña rusa

Un sinfín de idas y venidas

Otra vez me acompaña mi musa

Y te escribo entre lágrimas reprimidas.

 

Otra vez siento que me dejas

Y de nuevo quedo en el olvido

Pero en mi interior oigo las quejas

De un corazón compungido.

 

Otra vez me escondo del mundo

Y solo cuando la lluvia no las deja ver

Caen mis lágrimas a lo más profundo

Y mi corazón empieza a enloquecer.

 

Otra vez escribo al destino

Le repito que se equivocó

Que ya elegí un camino

Y en él la felicidad me tocó.

 

Otra vez necesito fuerzas

Si es así como ha de ser

Solo pido que me entiendas

Cuando digo que no vivo sin su querer.